La crisis ha popularizado una imagen negativa de la deuda, un enemigo del que huir a toda costa. La realidad la deuda esconde peligros que conviene conocer, pero también que puede ser un instrumento muy útil bien utilizado. Es más, hay cosas, como tu vivienda, que difícilmente podrías comprar sin financiarlas.

Donald Trump, ahora tan de moda, es un buen ejemplo de las bondades y peligros de la deuda. El nuevo presidente de EE.UU. construyó su imperio en torno a la deuda, que le llevó a estar en lo más alto, pero también a declarar la bancarrota y quiebra de sus empresas en más de un ocasión.

Desde Preahorro.com nos ofrecen cinco consejos para endeudarte con cabeza y que pedir un préstamo no se convierta en el primer paso hacia un problema financiero.

Fíjate en el total que pagarás, no en la cuota mensual

Un préstamo se compone de muchas variantes y de todas ellas, la mayoría se fijará en la más variable la cuota. Lo que pagas cada mes es el resultado del resto de elementos, desde el plazo de la deuda hasta el tipo de interés.

Si no quieres quedarte en los árboles y quieres tener una visión global de la operación, mira siempre lo que terminarás pagando al final del préstamo. 50 euros al mes durante 24 meses siempre suenan mejor que 1.000 euros.

Suma además los intereses y tendrás el cuadro completo. Por esos 1.000 euros al 5% en 24 meses terminarás pagando 1.052 euros. Imagina ahora por un préstamo de 10.000 a un 8% y 5 años: la suma asciende a 12.165,60 euros.

Cuantos menos meses te endeudes, mejor

Hay una cosa que debes tener clara. Así como al invertir el interés compuesto juega a tu favor en un préstamo juega en tu contra. Los intereses se irán acumulando y haciendo que pagues mucho más. Los préstamos largos benefician al banco, los cortos, a ti.

Siguiendo con el ejemplo anterior, esos 10.000 euros a 60 meses habrán generado 2.165,6 euros para el banco. Reduce el plazo de devolución a 30 meses y sólo pagarás 1.066,40 euros. ¡Menos de la mitad!

En el caso de una hipoteca a 35, puedes terminar pagando el doble por tu vivienda.

Paga siempre en plazo

Retrasarse en el pago de un préstamo sólo hará que pagues más. Así de fácil y de simple. Da igual si se trata de un préstamo personal o de una tarjeta de crédito. Cualquier retraso implicará el pago de comisiones por reclamación y otros gastos que se sumarán a lo que ya debes.

Las comisiones dependen de cada banco, pero pueden superar ampliamente el umbral del 15%.

Compara condiciones

Una persona es capaz de pasarse horas y horas buscando opiniones en la web sobre la televisión que se quiere comprar, comparando sus características y analizando su rendimiento. Todo para una compra que generalmente no superará los 500 euros.

Sin embargo, cuando llegue el momento de solicitar un préstamo tan importante como la hipoteca, se fiará del banco y no recorrerá más de 4 sucursales cuando tiene a su disposición herramientas muy potentes en la web como los comparadores de productos financieros. Bankimia es un gran ejemplo. Comparar el préstamo puede ahorrar mucho dinero.

Las cuestiones que revisar antes de contratar un préstamo son el tipo de interés y las comisiones, ya que la cuantía y el plazo suelen depender de lo que cada usuario decida.

Comprar el modelo superior

Este es un error muy recurrente que tiene que ver con cómo funciona nuestra mente consumista, el efecto Diderot y la espiral de gasto creciente.

Para que lo entiendas mejor, piensa en la compra de un coche. Seguro que acudiste con un presupuesto en la cabeza pero, una vez en el concesionario viste el modelo que querías con todos los extras ¡Y sólo por un poco más de lo que tenías presupuestado! Como vas a financiar el coche, te dará igual pedir 10.000 euros que 12.000 euros.

Si no fueses a pedir un préstamo para el coche mantendrías el presupuesto inicial, pero como tienes el dinero a tu disposición, lo utilizas. Este es el mayor peligro que encontrarás al solicitar un préstamo y endeudarte. Aprende a evitarlo y tendrás buena parte del trabajo hecho.

Saber endeudarse sólo cuando es necesario y de la forma adecuada es una de las claves para alcanzar la libertad financiera junto con ahorrar. ¿Te gustaría ahorrar un 20% de tu salario sin apenas notarlo? Es posible si sabes cómo.

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx