Agrupar todos los pagos que se tienen (hipoteca, préstamos, tarjetas…) en uno solo. Es en lo que consiste la reunificación de deudas. El principal objetivo, reducir las cuotas mensuales. Por contra, al incrementar la deuda pendiente, al sumarlas todas es superior, se suele ampliar el plazo de amortización.

Recopilamos aquí los principales aspectos a tener en cuenta al llevar a cabo una reunificación de deudas.

¿Qué tipos de reunificación de deudas existen?

Básicamente se pueden dividir en dos. Las detallamos:

  • Con garantía hipotecaria. Lo más habitual es contratar un nuevo préstamo hipotecario o la ampliación de uno ya existente. En este caso, la reducción de la cuota mensual que se consigue suele ser significativa, ya que se puede alargar el plazo de devolución hasta 30 o 35 años. Además, los intereses hipotecarios son más bajos que los préstamos personales.
  • Con garantía personal. Mediante la contratación de un préstamo sin garantía hipotecaria, normalmente a menor plazo que una hipoteca.La reducción de la cuota mensual es menos significativa, pero también se reducen costes de la operación.

¿Qué requisitos se deben cumplir?

El requisito imprescindible para conseguir la aceptación de una reunificación de deudas es demostrar que se tiene capacidad de pago suficiente para poder abonar las cuotas mensuales del préstamo resultante.

Además de estudiar el perfil de riesgo del solicitante, las entidades también estudian su historial crediticio: que no se figure en listados de morosidad (Asnef-Equifax, Experian, Rai etc.).

También es posible que se tengan que aportar garantías reales (hipotecarias) o avalistas.

¿Qué documentación se debe presentar?

La documentación a presentar dependerá del banco o financiera y también del régimen laboral que tenga el cliente. La detallamos a continuación:

Perfil Papeles
Todo el mundo – Documento Nacional de Identidad (DNI) de los titulares de las deudas
– Escrituras de la vivienda hipotecada (en caso de garantía hipotecaria)
– Recibos del pago de los préstamos, hipotecas y tarjetas que se tenga
– Última tasación de la vivienda (en caso de garantía hipotecaria)
Autónomos – Liquidación del IVA: trimestral y anual
– Escritura de la constitución de la empresa
– Impuesto de sociedades
– Recibo del pago de autónomo
– Certificado conforme se está al corriente de pago con la Seguridad Social
Asalariados – Contrato laboral.
– Tres últimas nóminas
– Declaración de la renta
– Vida laboral
– Certificado o extracto de movimientos bancarios
Pensionistas y rentistas – Justificante de la pensión
– Declaración de la renta
– Extractos bancarios

Ventajas y desventajas de la unificación de deudas

Como cualquier producto de financiación, la reunificación de deudas tiene ventajas y desventajas. Te las explicamos:

Ventajas Desventajas
– Se paga una sola cuota mensual en lugar de varias
– El importe es menor que la suma de todas las cuotas anteriores
– Se suele obtener un interés menor si se aporta garantía hipotecaria: los tipos de las hipotecas son menores que lo de los préstamos personales
– Se puede elegir el plazo de amortización
– Se alargan los años en los que se está pagando la deuda
– Se han de abonar más intereses intereses al alargar los años de amortización
– En el caso de ampliar una hipoteca existente, el banco modificará al alza el tipo de interés o diferencial, con lo que aunque se reduzca el tipo que se paga de otras deudas, perjudica la deuda pendiente de la hipoteca
– Los tipos de interés son más elevados en los casos de préstamo personal o hipotecario nuevo, en comparación de otras finalidades
– Se pagan más comisiones: de cancelación, constitución, etc.

¿Cómo se formaliza una reunificación de deudas?

Para poder llevar a cabo una unificación de deudas se ha de contratar un nuevo préstamo (personal o hipotecario) con el que se cancelarán los préstamos o créditos existentes. Este último tiene que ser por la misma cantidad que la suma de todos los créditos a cancelar. El plazo de amortización será mayor y el tipo de interés, más bajo.

Por lo tanto, se consigue pagar cuotas mensuales menores aunque la deuda dura más tiempo y se paga más intereses.

¿Cuándo pedir una reunificación?

La refinanciación puede ser una solución útil para familias con problemas para llegar a fin de mes debido a las excesivas deudas por un problema económico. Sin embargo, no debe considerarse una herramienta de financiación para a contraer nuevas deudas.

Una vez realizada la reunificación, las cuotas mensuales serán más pequeñas, lo que aumentará la capacidad de ahorro. Por ese motivo se recomienda realizar, en la medida de lo posible, amortizaciones parciales de la hipoteca.

La reunificación de deudas ha sido un tema tratado frecuentemente en foros con opiniones diversas: algunos la consideran una operación abusiva que hay que evitar a toda costa, otros la ven como una solución positiva a determinadas situaciones: para evitar embargos, aliviar el día a día, etc.

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx