El cocinero más conocido de Reino Unido, popular por sus programas de televisión y sus libros de recetas, colocó su negocio en manos de administradores. Si no se consigue un comprador, al menos 23 de ellos cerrarán, con cerca de 1.000 empleados.

El negocio de restaurantes del chef Jamie Oliver ha tomado medidas para iniciar los procedimientos de insolvenciaponiendo en peligro 1.300 puestos de trabajo, al no lograr mejorar sus resultados.

La compañía del famoso cocinero británico presentó una notificación ante el Tribunal Superior que coloca el negocio en manos de administradores. El proceso afecta a 25 Jamie’s Italian, asadores Barbecoa y restaurantes Fifteen en el Reino Unido pero no a la división internacional.

Oliver ha intentado reanimar su negocio de restaurantes durante los últimos años en medio de un difícil mercado de consumidores, una competencia intensa y el aumento de los costos. El año pasado, el chef, que ha logrado una gran audiencia de televisión, completó un acuerdo voluntario de su marca italiana Jamie. El procedimiento le permitía cerrar establecimientos y reducir los alquileres, pero eso no fue suficiente.

«Estoy profundamente triste por este resultado y quisiera agradecer a todo el personal y a los suministradores que han puesto el alma y el corazón en este negocio durante más de una década. Me doy cuenta cuán difícil es esto para todo el mundo afectado«, señaló el cocinero en un comunicado.

El chef, que se hizo popular en la televisión británica con sus programas de cocina, añadió que la cadena fue puesta en marcha con la intención de servir platos hechos con ingredientes de calidad y agradeció al personal que compartió con él «la pasión por la buena comida y el servicio».

Los problemas que afrontaba la cadena obligaron el año pasado a cerrar 12 de 37 restaurantes, mientras que el cocinero se vio condicionado a aportar 13 millones de libras (más de USD 16 millones) de su fortuna personal para salvar el negocio.

Los medios británicos afirmaron que sus restaurantes fueron puestos bajo administración judicial del gabinete KPMG, que ahora buscará a uno o varios compradores para toda o una parte de la actividad. Si nadie retoma el negocio, los establecimientos cerrarán.

Los restaurantes de Oliver son las víctimas más recientes de un cambio de tendencias que ha afectado al sector de restaurantes sencillos después de golpear a cadenas como Applebee’s, TGI Friday’s y Ruby Tuesday en Estados Unidos. En Gran Bretaña locales como Byron Hamburgers, Gaucho, Carluccio’s, Prezzo y Strada han tenido que reestructurarse en los últimos años.

Además de sus recetas, Oliver se hizo popular por apoyar una fuerte campaña destinada a mejorar la calidad de la comida que se sirve en las escuelas del Reino Unido.

Fuentes: Bloomberg, EFE y AFP

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx