Hoy en día, las compras online son muy habituales, como por ejemplo: reservar habitaciones de hotel, comprar billetes de avión, moda, alimentación, calzado, entre otras. Éstas se realizan a través de ordenadores, tabletas y móviles.

Cabe destacar que más allá de la comodidad de comprar con un solo clic, aún existe la desconfianza que supone para los usuarios introducir sus datos bancarios a través de una página web.

Para evitar esta sensación, varias entidades han puesto en el mercado tarjetas exclusivas para usar en las compras por Internet, son tarjetas de crédito virtual. Se sitúan en la categoría de tarjetas prepago: para poder utilizarse, previamente, se tienen que recargar con dinero.

¿Cuáles son sus principales características?

Este tipo de tarjetas no tienen soporte físico, se usan para hacer compras a través de Internet. La gran mayoría de ellas tienen una emisión y un mantenimiento gratuito y se pueden recargar en las sucursales del banco, en cajeros automáticos o por el servicio de banca online de la entidad. También acostumbran a tener un máximo, que puede llegar a los 3.000 euros.

Es el caso de la Ecard de Openbank, en la que se puede introducir hasta 3.000 euros si la recarga se hace desde un cajero automático. La recarga máxima es de 1.650 euros, si se introduce el dinero a través del cajero de la entidad. Asimismo, incluye un seguro de accidentes en transporte público si el viaje se ha pagado con la tarjeta.

BBVA comercializa la Tarjeta Virtual BBVA, también es gratis, no tiene ni cuotas ni comisiones ni límite de compras.  Con la aplicación BBVA wallet el cliente podrá pagar las compras desde el móvil, financiar las compras y consultar cada movimiento.

Existen dos modalidades de Tarjeta Virtual BBVA:

-Tarjeta Virtual BBVA Identificada: permite un máximo de 600 € de recarga y un mínimo de 6€.
-Tarjeta Virtual BBVA Anónima: permite una carga de hasta 300 € y un mínimo 6€.

La tarjeta puede ser recargada desde una cuenta o tarjeta o asociándola a cualquiera de las cuentas o tarjetas de crédito que tenga el cliente.

En ocasiones, disponen de seguros asociados, como la Supertajeta E-Cash de Banco Santander, con un seguro de viajes, si se paga con ella. La recarga máxima es de 1.650 euros y se puede hacer por el servicio de banca online de la entidad, por teléfono o en los cajeros 4B.

¿Son todas gratis?

Aunque este tipo de tarjetas no acostumbran a tener cuotas de emisión, en algunos casos sí que aplican comisiones por su mantenimiento o al recargarlas. Así, la Supertajeta E-Cash de Banco Santander, es gratuita siempre que se realicen al menos tres compras anuales, si no, el mantenimiento es de 9 euros. Por su parte, la Cybertarjeta de CaixaBank es gratis, sin cuotas de mantenimiento, pero sí aplica un coste por cada recarga: un 1% de la cantidad con un mínimo de un euro.

Asimismo, la Ecard de Openbank tiene una comisión por reclamación de impagado de 35 euros. Por su parte, la Tarjeta Ibercaja Directo de IberCaja tiene una cuota del primer año y otra por renovación. Cada una de estas cuotas cuestan 8 euros. No obstante, tiene privilegios Euro 6000 y se bonificará un 50% de la cuota, si se realizan tres operaciones económicas en el semestre y el 100% si se realizan seis operaciones económicas durante el semestre.

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx