En 1912, cuando se hundió el Titánic descubrimos nuevos límites en la vileza del ser humano al conocer como una situación tan trágica como lo que aconteció a los pasajeros y tripulantes del trasatlántico pudo generar un objetivo de beneficio económico entre algunos oficiales al «vender» plazas de los botes salvavidas menos concurridos en los últimos momentos antes del hundimiento.

Se dijo que todo ello formaba parte de la naturaleza humana, el aprovecharse de las peores situaciones para obtener ganancias de los que quedan en pie o pueden permitírselo.

Lo que no se podía esperar es que en pleno siglo XXI, hayamos tenidos que vivir situaciones similares como el retraso de las primeras comunicaciones del presidente del gobierno de nuestro país para que los medios de prensa digital pudiesen beneficiarse de la publicidad previa al evento (Antena 3 obligaba a ver 3 anuncios antes de la comparecencia indicando que al final se podría presenciar y el bucle de anuncios se hizo infinito durante 40 minutos), o como algunas empresas han cambiado su «actividad productiva» para incluir las que si les permiten abrir y obligar a sus trabajadores a cumplir sus horarios.

Pues si esto nos parecía poco, la última evocación del «titanismo» la ha protagonizado una revista de pastelería del país llamada «Dulcypas», perteneciente al Grupo editorial Vilbo, a la que no se la ocurrido otra invención que felicitar y promover una campaña para que no se suspenda la venta de «monas de Pascua» a pesar de la exigencia de toda la sociedad, los expertos sanitarios y el gobierno, por parte de un grupo de pastelerías de nuestro país.

Una vez más, está claro, el cuarto poder no puede perder la oportunidad de ganar dinero y si el crear una campaña para promover la asistencia de trabajadores a puestos innecesarios para los servicios básicos, les permite seguir obteniendo beneficios por publicidad, que importa poner en peligro no solo a ellos, sino a toda la cadena de ciudadanos implicados como transportistas, proveedores, mensajeros, clientes y familiares de todos ellos.

Si un hashtag promovido por la ciudadanía «#yomequedoencasa» no te da una vía de ingresos solo hay que pensar en crear uno que sí lo haga «#mesmonesquemai» (mas monas que nunca).

Felicidades por demostrarnos una vez más que tenemos la sociedad que nos merecemos. Así se consiguen los grandes éxitos… como estar por delante de China en muertes por el CoronaVirus (Covid19).

Redacción: Desde Rusia con amor…

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx