Muchas personas se preguntan si es lícita o legal la práctica tan común y utilizada por las empresas dedicadas al recobro de deudas (facturas telefónicas sobre todo) consistentes en llamar incesantemente al deudor, desde la mañana hasta la noche, en una especie de “acoso y derribo” que acabe por conseguir su objetivo: la rendición del moroso y el pago de la deuda.

El derecho a reclamar el pago de una deuda es totalmente legal, ahora bien ¿dónde está el límite?, ¿dónde está esa delgada línea que convierte un requerimiento justo en un acoso o atosigamiento que raya en ocasiones el perfil del delito de amenazas o coacciones?

España carece de un marco legal para la gestión de la deuda impagada y eso hace que proliferen este tipo de compañías sin ningún código ético o profesional.

Si usted se encuentra entre los afectados por este tipo de atropellos, tome nota de los siguientes CONSEJOS:

1.- Si le amenazan con que le van a llevar ante los tribunales. Es totalmente factible que esto ocurra, ya que solo un juez es quien puede obligar al cobro forzoso de una deuda. Ahora bien, si los importes que le reclaman son pequeños, no será lo más habitual (“costaría más el collar que el galgo”).

2.- Si le amenazan con que va a ir a la cárcel si no paga. Eso es falso ya que en España hace muchos años que está desterrada la prisión por deudas. Ojo, hablamos de deudas, no de una estafa o un fraude (que sí son delitos).

 3.-Le vamos a contar a todo el mundo que eres un moroso. Está totalmente prohibido, nuestra Constitución en su artículo 18 protege el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen y “garantiza el secreto de las comunicaciones”.

4.- Te vamos a embargar toda la nómina. Salvo en el caso de que se trate de impago de pensiones de alimentos a los hijos (único caso en el que no rige el principio de inembargabilidad del salario mínimo interprofesional) en el resto de supuestos éste deberá ser respetado.

5.- Te vamos a meter en un fichero de morosos (RAI, ASNEF; EQUIFAX; etc..). Para que eso ocurra debe haberse requerido con anterioridad el pago de la deuda a través de un medio fehaciente que justifique el origen de la misma.

6.- Me vas a tener que pagar unos intereses astronómicos. El interés de demora no puede superar en más de dos puntos los intereses normales del crédito (un 10% para este año 2015).

7.- La mejor defensa es un buen ataque. Tus mejores armas son la Ley de Protección de datos y nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil. Cuando consideres que eres víctima de una de estas malas prácticas, lo primero es solicitar los datos de la empresa que te reclama el pago y exigirle que te justifique la existencia de la deuda. Si pese a ello continúa en su trato abusivo, adviérteles de que les vas a denunciar (a ser posible graba la conversación). Si los hechos son constitutivos de delito, podrás formular la oportuna denuncia. Si consideras que ha existido un trato abusivo o una infracción en materia de datos personales, deberás dirigir tu denuncia a la AEPD, organismo encargado de frenar y sancionar este tipo de comportamientos abusivos.

Fuente: https://www.bufetetudelaymiro.es/blog/las-empresas-de-recobro-de-deudas-y-sus-practicas-intimidatorias/

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx