Los bancos son reticentes a conceder préstamos a aquellas personas que estén en listados por morosidad, tales como ASNEF, RAI o Experian.

– ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) es el listado con la mayor información de morosidad en España.

– RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) es un fichero con los datos de aquellas operaciones financieras impagadas.

– Experian (Experian Credit Bureau) es la entidad que gestiona en España el Fichero de Morosos Badexcug. Se trata de una base de datos común sectorial sobre el incumplimiento de de pagos de personas físicas y jurídicas.

En el caso que se esté en uno de estos ficheros y se quiera solicitar un crédito, se debe tener en cuenta que es difícil que lo concedan, pero no es imposible. De hecho, existen algunas financieras que sí que ofrecen opciones en determinadas circunstancias cuando se forma parte de una de estas bases de datos. Para ello, exigen unas garantías adicionales a las que se requieren en otra situación.

Es importante analizar todas las opciones que ahora vamos a detallar y escoger la que se adapte más a nuestras necesidades.

Préstamos entre amigos y familiares: en una situación complicada recurrir a la familia suele ser la primera opción que se contempla. Si ellos tienen recursos económicos para conceder un préstamo siempre es mejor y más seguro que solicitar préstamos entre personas desconocidas.

– Tarjeta de crédito: en el caso que ésta se haya concedido antes de que la persona entrara en el fichero de morosidad se puede usar para obtener financiación sin ningún tipo de interés si la deuda se liquida mes a mes.

– Préstamos con garantía hipotecaria: se trata de empresas que conceden una cantidad en préstamo que supone un porcentaje pequeño del valor del bien garantizado (hasta un 40 o 50%) a los que se les puede dar salida fácilmente en el mercado. En este tipo de préstamos la vivienda pasa a ser la garantía del crédito y en caso de impago, se puede llegar a perder el inmueble.

– Empeño de bienes: como por ejemplo joyas o coches. Se puede llegar incluso a ofrecer el empeño sin dejar de usar el bien empeñado, pagando un alquiler hasta que se devuelva la cantidad prestada y se recupere el objeto.

– Mini préstamos: es un crédito que se concede de forma más rápida que otros tipos de préstamos y se otorgan cantidades más pequeñas (hasta 600 euros aproximadamente) con un plazo de devolución que no supere los 30 días. Requieren muchas menos condiciones que un préstamo bancario. Son muy útiles para imprevistos puntuales, pero es necesario tener cuidado y usarlos sólo en caso de urgencia, porque presentan un tipo de interés y unas comisiones elevadas.

– Préstamos para financiar un coche: existen empresas como Gedesco que ofrecen financiación para el coche aunque el solicitante esté en un listado de morosos, pero el tipo de interés es superior al del resto del mercado. La financiación se puede conseguir en 24 horas y puede cubrir hasta el 100% del valor del vehículo.

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx