Tarjetas «revolving»: Un carajal en el que los jueces siguen sin ponerse de acuerdo.

El panorama de las tarjetas «revolving» poco ha variado tras la sentencia de 30 de mayo de la Sección 15 de lo Civil de la Audiencia Provincial de Barcelona que Confilegal recogió en exclusiva hace unos días y que avalaba las tesis de Wizink.

La realidad, a día de hoy, es que la mayor parte de los tribunales siguen condenando la usura aunque con interpretaciones dispares por el momento en cuanto al porcentaje, según explican varios juristas consultados por este medio.

Un auténtico carajal, se mire por donde se mire. Con la inseguridad jurídica que conlleva y que transmite la cosa.

Encontrar una solución a esta madeja jurídica no es sencilla, de momento. Mientras el legislador no haga un cambio normativo y regule la usura, los jueces interpretan de forma dispar las dos últimas sentencia del Tribunal Supremo.

LOS TAE PUEDEN LLEGAR A UN 50 % AUNQUE EN APARIENCIA SEA MENOS

Celestino García,  el abogado que tumbó a Wizink en el Tribunal Supremo en la sentencia de 4 marzo del 2020, ha abierto un nuevo debate en torno a las «revolving».

“Con esa sentencia está todo explicado. El Supremo dijo cosas que están pasando desapercibidas. Sus criterios son claros para reclamar lo que es usura. Y la sentencia de 4 de mayo del 2022 ni añade ni cambia nada”, asegura.

Desde su punto de vista “en ocasiones se confunde el tipo de interés. Las entidades financieras no aplican un interés simple. Aplican uno compuesto. La aplicación del anatocismo supone acumular al capital de un préstamo los intereses vencidos y no satisfechos para que estos a su vez generen nuevos intereses. Esto da lugar a que las TAE en realidad sean aparentes, pueden incluso llegar a rondar el 50 %”.

Este jurista destaca una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, de la Sección 25 de lo Civil, la número 30/2022 de 27 de enero “que lo explica muy bien. La propia sentencia de 4 de marzo del Supremo había puesto el acento en ello. Sin embargo, las entidades financieras se centraron en el número, cuando lo importante es la capitalización de intereses y comisiones”.

“En ocasiones se confunde el tipo de interés. Las entidades financieras no aplican un interés simple. Aplican uno compuesto. La aplicación del anatocismo supone acumular al capital de un préstamo los intereses vencidos y no satisfechos para que estos a su vez generen nuevos intereses. Esto da lugar a que las TAE en realidad sean aparentes, pueden incluso llegar a rondar el 50 %”, afirma Celestino García

Esta capitalización “tiene una gran importancia. Si se aplica doblemente el interés, resulta al final que se aplica un 50 % sobre el capital prestado. Sa igual que en el TAE diga que es un 19 %. En el fallo se dice que realmente se está cobrando un 53 % de interés”.

También señala que hay entidades financieras que no incluyen en conceptos considerados como TAE “como el pago de seguro de protección de pagos. Si se hace un cálculo real de la TAE, te dicen que tiene una TAE del 19 % y en realidad es del 27 o 30%. Esto también se desconoce. Se saca de la TAE pero no por eso dejan de cobrarlo”.

SE ACABA PAGANDO EL DOBLE DE LO QUE INDICA EL TIPO DE INTERÉS

García dice que esto se explica “en la redacción enmarañada de tipo de interés, en realidad se acaba pagando el doble de lo que indica el tipo de interés. Este problema de la capitalización de intereses y comisiones es el principal problema de las entidades financieras aunque todo el mundo se centra en el porcentaje”.

A juicio de este experto “parece que lo que se quiere es una regla mágica más que una ley. Para eso no necesitamos jueces. Hay que recordar que la Ley de represión de la usura señala que hay ponderar los aspectos jurídicos, tanto los tipos de interés como las circunstancias y ahí la sentencia de 4 de marzo es clave”.

«La sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona –afirma– no tendrá mayor trascendencia. Es un verso suelto de los que hay periódicamente que sirven para que las entidades financieras defiendan la validez de sus tesis. No está teniendo recorrido. Las sentencias que recibimos todos los días mantienen las tesis del Supremo de las dos últimas sentencias”.

En esa sentencia que García ganó en el Supremo “se hablaba de las circunstancias, de la capitalización de intereses que convierten al consumidor en un deudor cautivo y en la información que se da el consumidor, elementos claves para resolver este asunto, pero esta parte de la sentencia se obvia y se centra en el porcentaje concreto”.

Celestino García augura un cambio próximo en la Ley Azcárate de la usura que data de 1908 .“Es una buena ley y una máquina de destruir usura. Desde la sentencia de noviembre del 2015 del Tribunal Supremo así se ha revelado. Frente a ello queda solo presionar al Gobierno con un cambio legislativo que perjudicaría los derechos de los consumidores”.

EL SUPREMO DEBE ACLARAR LA SITUACIÓN

Para Jesus Sánchez, decano del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), experto en derecho financiero, la sentencia de la Sección 15 de la Audiencia Provincial de Barcelona mantiene las tesis del Tribunal Supremo en sus sentencias de mayo de 2022 y de marzo de 2020

“El Supremo en su sentencia de 4 de marzo fijó una doctrina clara. Aplicaba el tercio como interés notablemente superior. El problema es que muchos jueces no la han entendido. Está claro que en alguno de los temas que tiene pendiente debería ser más claro y fijar una horquilla precisa de lo que es usura para evitar interpretaciones diferentes”.

Sobre la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, “sigue ese criterio del Tribunal Supremo de mayo del 2022. Hay que darse cuenta que el Banco de España en su boletín estadístico no usa la TAE, sino el TEDR. El interés que se cobra del tipo medio sin comisiones. De hay que se diga que ese 26,70 % no es interés superior porque no se supera el tercio que dice el Supremo”.

Fuente: https://confilegal.com/20220611-tarjetas-revolving-un-carajal-en-el-que-los-jueces-siguen-sin-ponerse-de-acuerdo/

Home: www.asnef.org

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx