Tras la Semana Santa, y con la llegada de los primeros calores, muchas las personas se plantean hacer cambios en casa. Pueden ser “pequeños”, como comprar unos nuevos muebles o de mayor magnitud, como reformar la cocina o el baño.

Una rehabilitación o reforma puede ser muy costosa. Y no siempre se tiene la liquidez necesaria para afrontarla. Es por eso que se hace necesario recurrir aun producto de financiación.

Hace unos años era muy habitual solicitar una ampliación de la hipoteca, método que a día de hoy es menos frecuente. Así, la opción que queda es pedir un préstamo personal o uno exclusivo para obras.

Así, es la tercera finalidad más repetidas a la hora de pedir un préstamo. Lo han argumentado el 13,10% de las personas que han gestionado su financiación a través de CrediMarket durante el primer trimestre de 2017.

Por delante, sólo se sitúan comprar un coche (20,00%) y reunificar deudas (19,27%). Las cantidades, diversas, aunque la gran mayoría oscila entre los 10.000 y los 30.000 euros, a tenor de los datos del comparador de préstamos.

Cómo son los préstamos para reformas

Muchas entidades ofrecen sus préstamos al consumo habituales para financiar unas obras si bien algunas mantienen en su cartera productos ex profeso. Teniendo en cuenta que las características finales dependerán del perfil del solicitante, a rasgos generales los tipos de interés suelen moverse entorno el 6,00%, aunque los hay que parten del 4,00%.

La financiación mínima suele partir de los 3.000 euros y puede alargarse hasta los 60.000, pudiendo haber otros topes y los plazos de amortización se mueven entre los cinco y los 10 años. Las comisiones, dependen de la política de cada entidad y pueden haberlas o no. De existir, se añaden en la apertura del préstamo y no supera el 1,00%.

¿Qué requisitos pide el banco?

Los requisitos para formalizar un préstamo para reformas no son diferentes a los de un préstamo al consumo. Así, la entidad estudiará el perfil crediticio del solicitante. Cuál es su situación financiera (sus pagos habituales y si tiene otras deudas) y su historial crediticio (si ha tenido préstamos en el pasado y cómo ha respondido antes los pagos).

Entre otros, le podrá pedir documentos como justificantes de los ingresos periódicos, historial laboral, si tiene otros préstamos, patrimonio…

Aspectos a tener en cuenta

Lo más normal es que el banco con el que se trabaja habitualmente ofrezca mejores condiciones de financiación ya que conoce perfectamente todos nuestros movimientos. Si bien, antes de decidirse por un producto, es aconsejable analizar las diferentes opciones que ofrece el mercado.

En este sentido, algunos bancos mejoran las condiciones de sus préstamos a nuevos clientes que, además, asumen vinculaciones:domicilian la nómina y los recibos en la entidad o contratan determinados productos.

Comments are closed.

Bombax Theme designed by itx